A petición popular en nuestra página de Facebook, hoy traemos una deliciosa y sencilla receta de tortitas de avena y plátano, ideal para desayunar o como comida post-entreno.

 

Empecemos con los ingredientes:

  • ½ taza de harina integral de avena (sin sabor)
  • 1 plátano maduro
  • 1 huevo
  • Canela al gusto
    • Para la cobertura:
      • Una cucharada de cacao puro o 1 onza de chocolate 85%
      • Un chorrito de leche caliente (o tu bebida vegetal preferida)

 

 

Procedimiento:

En un bol o plato hondo trituramos el plátano con un tenedor, añadimos el huevo y removemos hasta tener una pasta compacta. Seguidamente añadimos la harina de avena y seguimos removiendo. Finalmente añadimos la canela (o cacao puro) y removemos más.

Ponemos una sartén a fuego alto y añadimos unas gotas de aceite de oliva; cuando la sartén este bastante caliente, bajamos el fuego, añadimos la mezcla y cocinamos durante un minuto y damos la vuelta con cuidado. Podemos usar moldes para tortitas para que salgan perfectamente redondas o de la forma que más nos guste, aunque por comodidad, yo no las suelo usar.

 

Para la cobertura de chocolate, en vez de usar un sirope enormemente azucarado, vamos a preparar un delicioso chocolate en 1 minuto: ponemos el chorrito de leche en una taza y calentamos al microondas durante unos segundos hasta que este bastante caliente. Añadimos el cacao o la onza de chocolate y removemos hasta tener la consistencia deseada. Finalmente lo echamos sobre las tortitas y, ¡a disfrutar!

También podemos añadir algunas frutas o frutos secos y complementar este delicioso desayuno.

Tortitas de avena y platano

Tortitas de avena y platano

 

Como hemos hablado en otras recetas, la avena es un interesante y completo cereal. Sin embargo, al tratarse de harina de avena y no del cereal completo, no podemos abusar de ella. En un estudio de 2010 se vio como un elevado consumo de cereales refinados estaba asociado a un mayor porcentaje de grasa visceral. Un exceso de grasa visceral (o también llamada grasa abdominal) se ha relacionado con diabetes mellitus tipo II (estudio), resistencia a la insulina (estudio), enfermedades metabólicas y obesidad (estudio). También podemos usar harina integral de avena o triturar nosotros mismos los copos de avena en la batidora.

Por otro lado, tenemos también el plátano, una fruta muy interesante y nutritiva, aunque injustamente maltratada por su supuesta alta densidad calórica. Hemos hablado en otras recetas sobre los beneficios del plátano, pero os recomiendo este artículo de Lidia Folgar donde habla más en profundidad sobre si el plátano engorda más o menos que otras frutas.

Y, ¿qué podemos decir del huevo? Ese preciado alimento también injustamente demonizado por supuestamente aumentar el colesterol, y por ello el riesgo cardiovascular. Desde hace tiempo se sabe que el consumo de huevos NO aumenta el nivel de colesterol plásmático. Una revisión sistemática de 2013 no encuentra relación entre un consumo elevado de huevos y riesgo de enfermedad coronaria o infarto (estudio). Es más, son muchos los estudios y metaanálisis que no encuentran relación entre el consumo diario de huevos y el aumento de colesterol plasmático o riesgo de enfermedad cardiovascular (estudio, estudio, estudio). Podría seguir citando estudios, pero creo que queda bastante claro. Si queréis saber más sobre el mito de los huevos, os aconsejo leer esta entrada de Fitness Revolucionario sobre el tema.

 

Valoración nutricional de la receta:

  • Energía: 345 Kcal
  • Proteínas: 12,7 g.
  • Grasas: 8 g.
  • Hidratos de carbono: 58 g.
  • Manganeso: 1,96 mg. (85% CDR).
  • Fósforo: 286 mg. (41% CDR).
  • Selenio: 27,7 g. (50% CDR).
  • Magnesio: 98,4 mg. (23% CDR).
  • Vitamina B6: 0,53 mg. (41% CDR).
  • Vitamina B2: 0,38 mg. (29% CDR).
  • Vitamina B5: 1,51 mg. (30% CDR).

 

Espero que os haya gustado esta receta y la disfrutéis mucho. Como siempre, muchas gracias por leerme y espero vuestros comentarios y dudas sobre la receta. ¡Qué aproveche!

¡Nos vemos en el mercado!