Esta semana viene cargada de recetas nuevas. Todo sea por compensar los dos meses sin escribir nada nuevo. Hoy os traigo otra manera de comer ensaladas (come podéis comprobar, me encantan). Ya sabéis que las ensaladas son mucho más que lechuga iceberg y tomate.

Hoy comeremos una rica ensalada de gambas con crema de aguacate.

Comenzamos con los ingredientes para dos personas:

  • 100-150 g. de lechugas varias (brotes, canónigos, rúcula, espinacas).
  • 10 tomates cherry.
  • 1 pimiento rojo.
  • 200 g. de gambas.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Orégano.
  • 1 aguacate.
  • 1 limón.
  • ½ taza de agua.
  • 1 yogur natural (sin azúcar).

 

Preparación:

El primer paso será preparar y cocinar las gambas. Para ello las colocaremos en un bol y añadiremos una cucharada de aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta negra recién molida y orégano. Mezclamos bien y colocamos en una bandeja apta para horno. Horneamos durante 6-7 minutos a 180ºC.

Para preparar la crema de aguacate simplemente mezclaremos y batiremos este junto con la media taza de agua, el yogur natural, el zumo limón recién exprimido, sal y pimienta negra. Si se nos queda muy espeso, añadiremos un poco de agua más.

Ya solo queda preparar la ensalada con el resto de ingredientes. Colocamos en una ensaladera la lechuga con los tomates cherry, el pimiento rojo, las gambas ya horneadas y mezclamos con cuidado.

Emplatamos la ensalada y añadimos por encima la crema de aguacate al gusto. ¡Qué aproveche!

 

¿Que nos va a aportar esta receta?

Ya he hablado más de una vez de la importancia de comer bastantes frutas y verduras en nuestra dieta. Siempre intento aportar recetas con una gran cantidad de vegetales y esta vez no iba a ser diferente. Una de estas frutas es el aguacate. El aguacate es rico en ácidos grasos monoinsaturados, fibra, vitaminas E y K y minerales como magnesio y potasio.

A pesar de ser una fruta alta en grasa, su densidad calórica es medio-baja pues prácticamente el 80% de su peso es agua (72%) y fibra (6,8%), además de ser una fruta muy baja en azúcares (solo 0,2 g. de azúcar por medio aguacate). Son diversos los estudios que han visto como un consumo desde medio hasta un aguacate al día, podría tener efectos beneficiosos reduciendo los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares (estudio, estudio).

Por otra parte, las gambas son ricas en proteína (23 g. por cada 100 g.), con una cantidad interesante de ácidos grasos omega-3 (19% de las cantidades diarias recomendadas) y fuente natural de vitaminas B12 y vitamina B6, así como minerales como fósforo y selenio.

 

Valor nutricional de la receta (por persona):

  • Energía: 360 Kcal.
  • Proteínas: 30 g.
  • Hidratos de carbono: 24 g.
    • Fibra: 10 g.
  • Grasas: 17 g.
    • Omega 3: 0,51 g (32% CDR).
  • Vitamina C: 156 mg. (174% CDR).
  • Vitamina E: 6,5 mg (43% CDR).
  • Vitamina B6: 0,92 mg (71% CDR).
  • Ácido Fólico: 262 µg. (66% CDR).
  • Fósforo: 495 mg (71% CDR).
  • Selenio: 52 µg. (95% CDR).
  • Potasio: 1400 mg. (30% CDR).

 

Espero de verdad que os haya gustado mucho esta receta y ¡os animéis a comer aguacates! ¡A mi me encantan! ¿Hay alguien a quién no le gusten? Bueno, es seguro que alguien habrá, aunque yo no los conozco 😉

Como siempre, ¡nos vemos en el mercado! ¡Qué aproveche!